Trigger

Experiencias

Aprender matemáticas en un contexto real

Hace algunos años, el colegio Santiago College se percató que los estudiantes de Básica presentaban algunas dificultades en la extracción y lectura de datos para resolver problemas matemáticos y aplicarlos en situaciones de la vida real, una habilidad esencial para el aprendizaje en matemática y otras asignaturas en el s.XXI.

Por este motivo, el 2015 decidió implementar una experiencia de aprendizaje con los cuartos básicos, centrada en la ejercitación de esta habilidad (extracción y lectura de datos) en un contexto real: El supermercado. Los estudiantes debían visitar un supermercado, en grupos de 6, guiados por diferentes monitores (profesores, coordinadores y apoderados voluntarios) con el propósito de enseñarles a identificar información en diversos productos, tales como su masa, volumen, precio, entre otros elementos.

Los objetivos de esta experiencia de aprendizaje son:

– Consolidar en los estudiantes de 4to básico las habilidades relacionadas  con la extracción de información y/o datos numéricos de una situación de la vida real, en este caso,   hacer lectura de los  datos asociados a un producto del supermercado.

-Evaluar los aprendizajes de matemática adquiridos por los estudiantes de 4to básico durante el segundo semestre. Específicamente a nivel de operatoria y de procesos de resolución de problemas.

-Provocar e introducir, de manera significativa, los objetivos de aprendizaje del segundo semestre, los cuales está relacionados con el concepto de medición.

1.Definir los objetivos de la actividad e implementarlos en contexto real. En este caso, la actividad realizada en el supermercado tenía los tres fines descritos previamente.

2.Definir la forma de evaluar los objetivos de la actividad y elaborar los instrumentos correspondientes. En este caso las estrategias de evaluación fueron:

– Durante la experiencia de visita al Supermercado: Preguntas dirigidas a los estudiantes (ver ejemplos en punto 3), junto a una guía de trabajo (ver adjunto 1) a responder de forma individual. Este tipo de estrategias de evaluación tienen un foco formativo, dado que permiten al monitor proveer de retroalimentación al estudiante y guiarlo a su propia reflexión.

-Posterior a la visita: Una prueba escrita (ver adjunto 2), compuesta de ejercicios de operatoria básica, basados en los datos extraídos de la experiencia de visita al supermercado. Esta evaluación tiene  un fin sumativo.

En este caso, para elaborar los instrumentos de evaluación, la profesora visitó con anticipación el supermercado. En esta instancia seleccionó los productos a analizar, la información que quería que sus estudiantes identificaran y las preguntas a realizar sobre ellos. También en esta oportunidad había solicitado la autorización del encargado del supermercado para realizar la visita educativa, con los cuartos básicos, en una fecha determinada.

3.Seleccionar los monitores que guiarán la actividad.

En este colegio, se invitó a participar como monitores a apoderados del colegio. Para lo anterior, la profesora a cargo de la actividad les envió con anticipación los objetivos, los énfasis, además de ejemplos de preguntas a realizar a los estudiantes, con la respuesta correcta que debían esperar en ellos.

Algunos ejemplos de preguntas:

-Preguntas de extracción e identificación de datos: ¿Cuál es la masa de este producto? ¿Cuál es el volumen de este producto? ¿Dónde puedes encontrar esta información? ¿Estás seguro que éste es el producto a revisar?

-Preguntas para ejercitar habilidad de comparar: Compare estos 2 productos ¿Cuál tiene mayor masa? ¿Cuántos paquetes de galleta (50 grs) equivalen en masa a este paquete de galleta (150 grs)? ¿Qué es mejor (en términos de precio) comprar 3 botellas de ½ lt o comprar una botella grande de 1,5 lt?¿Cuántos envases individuales habría que comprar para tener el mismo contenido del envase familiar de un determinado producto como yogurt?

-Preguntas para ejercitar la habilidad de estimar: ¿Cuántas de estas jaleas son 1 kg? Explique cómo llegó al resultado; ¿Cuántas monedas de $50 necesito para comprar este producto?

4.Formar los grupos de estudiantes, que trabajarán durante la actividad. En este caso se conformaron grupos de 6 personas, con habilidades diversas. De forma aleatoria se le asignó un monitor a cada grupo. Se entregan las guías a los estudiantes y monitores (ver adjunto 1)

5.Asistir a la actividad en el horario y fecha señalado.

En este caso, monitores y estudiantes se reunieron primero en el colegio, y luego se desplazaron al supermercado. Una vez en el lugar, luego de recibir la instrucción general de la profesora, cada monitor con sus 6 estudiantes se dirigía al pasillo del supermercado que les correspondía, acorde a la guía de trabajo. En este pasillo debían buscar el primer producto señalado en la guía, para una vez identificado, resolver los ítemes correspondientes de la guía.

Una vez terminados los ejercicios asociados al primer producto, los estudiantes con ayuda de la profesora, debían dirigirse al nuevo pasillo indicado en la guía, para identificar el siguiente producto y resolver los ejercicios correspondientes. Así sucesivamente, hasta terminar la guía.

6.Asegurar que durante la implementación de la actividad, todos los estudiantes realicen el trabajo cognitivo.

Para lograr lo anterior, en este colegio se utilizaron como estrategias: La realización de diferentes tipos de preguntas, graduadas de más simples (como identificar la masa de un producto) a más complejas (como estimar si me conviene, en términos de precio, comprar 1 botella grande de agua o 3 pequeñas, de medio litro). Otra estrategia empleada, fue solicitar a cada niño que pensara en silencio la respuesta a la pregunta dada por la profesora. Una vez que tenía la respuesta, el niño debía tocar su cabeza con una de sus manos, en silencio. Cuando todos los niños tocaban su cabeza, la profesora les decía en voz alta la respuesta correcta o solicitaba a algún niño su respuesta. Una tercera estrategia fue la realización de preguntas dirigidas, para que todos los estudiantes del grupo participaran. Se pedía expresamente a los compañeros que no dieran la respuesta en voz alta, para que cada estudiante lograra responder por sí mismo.

7.Regresar al colegio, una vez finalizada la guía. En este colegio la actividad tomó cerca de 60 minutos.

8.Chequear las respuestas de la guía realizada en el supermercado con todo el curso, cuando se regresa a la clase. En este caso, cuando los estudiantes tuvieron diferencias en sus respuestas, debían corregirlas para tener todos las mismas respuestas, requisito para la prueba final.

9.Para finalizar, dado que este colegio debía evaluar semestralmente los aprendizajes adquiridos de operatoria, se aplicó una prueba a los estudiantes de ejercicios de operatoria, basada en el uso de los datos extraídos de la experiencia de visita al supermercado. Para rendirla, los alumnos mantenían su guía a la vista.

Nota: Es importante que en caso que un colegio quiera replicar esta actividad, evalúe la pertinencia de esta evaluación, ya que para ella se requiere que los estudiantes manejen operatoria básica, y que el colegio desee evaluar el grado de manejo que tienen los estudiantes de ella.

A la fecha, tras 3  años de realizar esta experiencia de aprendizaje en contexto real, los estudiantes de cuarto básico han mejorado de forma significativa en la extracción e identificación de datos o hechos numéricos asociados a situaciones de la vida real y, a su vez, interiorizan de forma auténtica el hecho de que las matemáticas están y son aplicables en contextos de la cotidianidad.

Lo anterior ha mejorado a su vez el desempeño en ejercicios de operatoria básica, basados en el uso de datos de productos reales. Al año 2016, el 100% de los estudiantes tienen arriba de un 90% de logro en la prueba de operatoria básica realizada posterior a esta experiencia de aprendizaje.